2018

Echo, un joven delfín nariz de botella del Pacífico, parece mucho más interesado en explorar su espectacular hogar en el arrecife de coral y a sus intrigantes habitantes, que a aprender a sobrevivir en él. Pero las lecciones de su madre Kumu, su familia, y algunos encuentros cercanos con algunos de los mayores depredadores del océano, pueden alentar a Echo a dominar su papel vital en la comunidad marina después de todo.

Arrecifes De Delfines

Echo, un joven delfín nariz de botella del Pacífico, parece mucho más interesado en explorar su hogar en el arrecife de coral y a sus intrigantes habitantes, que a aprender a sobrevivir en él. No comprende que pronto jugará un papel vital, tanto en su propia supervivencia como en la supervivencia de la colorida y viva ciudad que él y su familia llaman hogar. El arrecife es un ecosistema equilibrado en el que cada ciudadano contribuye: desde las millones de plantas y criaturas que habitan el coral hasta los peces jardineros que se alimentan de su exuberante crecimiento hasta los depredadores, como Echo, que mantienen controlada la población de peces. Con tres años, Echo ha dependido únicamente en su madre, Kumu, quien lo alimenta y protege. Ahora que ha sido destetado, es hora de que cace su propio alimento y desarrolle las habilidades esenciales para prosperar en su mundo submarino. Las enseñanzas de su madre tienden a pasar desapercibidas para Echo, que se distrae con actividades más divertidas. A menudo se puede encontrar a Echo balanceando un caparazón sobre su nariz o investigando a los residentes fascinantes del arrecife, como el fastidioso camarón mantis pavo real o el pez loro cototo verde, con una cara que sólo una madre podría amar. Está particularmente distraído por una ballena jorobada de 12 metros y su ballenato recién nacido, que crean una masiva estela que es difícil de resistir. A medida que Echo gana más independencia, descubre que incluso una criatura gigante como la ballena jorobada tiene algo que temer en el azul profundo. La manada debe dormir con un ojo abierto, lo que, de hecho, hacen, con el mayor cazador del océano cerca, la orca. Estos gigantes blancos y negros se alimentan de delfines nariz de botella y ballenatos. Incluso como depredadores, el océano contiene numerosos peligros para Echo y su familia. También deben tener cuidado con las criaturas como la mantarraya gigante, con su venenosa y afilada cola, e incluso el tiburón que los tiburones de arrecife temen: el tiburón tigre. Pero hay fuerza en los números y Echo y su manada dependen el uno del otro para su seguridad y comodidad. Son una comunidad muy unida, que se comunican en un lenguaje complejo de chirridos y chasquidos, y se transmiten tranquilidad a través del contacto físico. La clave para su supervivencia es el trabajo en equipo. Kumu está decidida a hacer de Echo un miembro contribuyente del equipo y lo ha estado alentando a usar la ecolocalización, un sonar altamente sofisticado, para encontrar peces enterrados en la arena. Ahora es el momento de la lección maestra. Madre e hijo emprenden un viaje a las zonas de caza favoritas de la manada, los legendarios bajíos fangosos, donde le enseñará a Echo su técnica de alta velocidad para acorralar peces. Si Echo puede dominar esta habilidad, se convertirá en un miembro autosuficiente y valioso de la manada, una comunidad que es vital para el éxito del arrecife y la salud de nuestros océanos en todo el mundo.

Fecha de estreno:

2018