El salvaje Oeste a mediados del siglo XVIII: el jefe apache Abahachi y su hermano de sangre Ranger se encargan de mantener la paz y la justicia. Pero los problemas empiezan a surgir cuando Abahachi le pide un préstamo a los shoshones para financiar un nuevo bar local...

Der Schuh des Manitu

En algún lugar del salvaje Oeste, a mediados del siglo XVIII, se encuentra la tierra de los shoshones, una tribu que convive en armonía. Sin embargo, ¡se ciernen oscuros nubarrones en el horizonte! El jefe Abahachi y Ranger (hermanos de sangre del Sur) deben comunicar al jefe shoshone Hurón Alegre, no, Anfibio Alegre, o sea, no, Anfibio Astuto la triste noticia de la muerte de su hijo, Liebre Falsa. Pronto son acusados de asesinato y los atan a una estaca como homicidas. Anfibio Astuto también acusa a los criminales de haberle robado el oro, y exige que se lo devuelvan. Abahachi intenta explicar desesperadamente... que él y Ranger planeaban utilizar el oro prestado de los shoshones para comprar y montar un bar apache local a Santa María, un agente inmobiliario de Wyoming. Mientras cerraban el trato con Santa María, el dúo no tardó en descubrir que los habían engañado, y las cosas llegaron a un punto crítico. En el proceso, Santa María le disparó al hijo del jefe shoshone por la espalda, a sangre fría. La pareja se refugió detrás de la puerta de la taberna y discutió la desafortunada situación en la que se encontraban. Finalmente, cuando los nervios y el sonido de las municiones se acabaron, se dieron cuenta de que los canallas ya habían escapado. Solo quedaba el hijo muerto del jefe. En resumen: el hombre que traicionó a la gente de Abahachi también asesinó a Liebre Falsa -¡y aquí está el problema! - ¡el mismo hombre también robó el oro de los shoshones! De repente, Santa María aparece al lado de Anfibio Astuto, como uno de sus amigos. No es de extrañar, pues, que Abahachi y su hermano de sangre sean enviados al amanecer al eterno coto de caza. ¡Un apache en apuros! Ranger está furioso, y ninguna disculpa de Abahachi ayudará a mejorar la situación. Finalmente, decide que ya está harto. Dieciséis años, y siempre lo mismo. Escapadas inútiles, horas de rastreo, cabalgar en vano lado a lado, y terminar atado en algún lugar cada dos días. Ya tuvo suficiente. Pero cuando empieza a salir el sol, cambia de opinión. Principalmente porque Abahachi recuerda de repente un tesoro escondido, con el que la pareja podría comprar su libertad. Lo único es que el jefe apache, al que su abuelo, Estrella Gris, le enseñó a compartir desde pequeño, rompió el mapa del tesoro en cuartos y, borracho, arrojó los trozos a las manos de transeúntes al azar. Y Abahachi solo recuerda uno de los cuatro trozos...

Fecha de estreno:

2001