1953

Aunque a primera vista veas piedras y arena, el desierto está vivo. Presencia las piedras deslizantes, los manantiales de barro, las flores y la supervivencia de las criaturas del desierto.

El Desierto Viviente

Increíblemente desolado, pero hermoso. Aunque a primera vista solo revela poco más que piedras y arena, el desierto está vivo. Las piedras deslizantes, los manantiales de barro, las hermosas flores y la batalla eterna por la supervivencia de criaturas del desierto de diferentes formas, tamaños y descripciones, todos capturados por una fotografía mágica y secuencias asombrosas de cámara rápida.

Fecha de estreno:

1953