El personaje del contador Ugo Fantozzi, nació de la pluma del propio Villaggio y apareció por primera vez en la gran pantalla en 1975, dirigido por Luciano Salce. Inscrito en el imaginario colectivo, su existencia tragicómica está perpetuamente perseguida por la mala suerte, simbolizada por una nube de empleados que lo siguen en los peores momentos para recordarle su desgracia.

Fantozzi

Primer capítulo de la exitosa saga sobre el contador Ugo Fantozzi, un personaje tomado de los libros "Fantozzi" y "El segundo libro trágico de Fantozzi". Pero ¿quién es Fantozzi? Es el italiano promedio de los años 70, con sus miserias y mente estrecha. Empleado en una "megaempresa", Fantozzi muestra un patológico sometimiento psicológico al poder que lo lleva a sufrir humillaciones "monstruosas". Está casado con Pina, una mujer desaliñada e insignificante interpretada por Liù Bosisio, y tiene una hija que parece un mono, a la que a veces él confunde con uno. El contador Filini (Gigi Reder) es colega suyo, famoso por organizar viajes e iniciativas que siempre resultan un total fracaso. La señorita Silvani, Anna Mazzamauro, es una joven colega con la que Fantozzi está encaprichado y la que corteja sin éxito. La película, con su narración episódica, es una sucesión de bromas cómicas y paradójicas que suelen dejar un sabor amargo: la rutina matutina de Fantozzi, superagitada hasta el momento de entrar al trabajo, el inolvidable partido de fútbol de solteros contra casados que acaba con heridos y desaparecidos, Fantozzi y la señorita Silvani cenando en un restaurante japonés con el perro de la mujer servido por error como plato principal, y la cuenta regresiva anticipada de Año Nuevo por el director de la orquesta. Al final de la película, Fantozzi se rebela contra las injusticias que sufren los trabajadores rompiendo una ventana de la empresa con una piedra, solo para encontrarse nadando tristemente en el legendario "acuario de los empleados" de la empresa.

Fecha de estreno:

1975