1976

Una serie de muertes impactantes deja al embajador estadounidense en Gran Bretaña convencido de que su hijo de 5 años es en realidad el Anticristo.

La profecía

El hijo de Satanás ha llegado a la Tierra y no permitirá que sus padres humanos se interpongan en su camino. Cuando el embarazo de su esposa Katherine (Lee Remick) termina en un mortinato en un hospital de Roma, el diplomático estadounidense Robert Thorn (Gregory Peck) lo sustituye con otro bebé, cuya madre murió. El pequeño Damien (Harvey Stephens) prospera, pero, en la fiesta de su quinto cumpleaños, su niñera muere misteriosamente. El padre Brennan (Patrick G. Troughton) también muere tras advertirle a Thorn que ha adoptado al hijo de Lucifer. Mientras que la nueva y siniestra niñera, la Sra. Baylock (Billie Whitelaw), protege asiduamente a Damien, los temores de Thorn aumentan cuando el fotógrafo Jennings (David Warner) le muestra fotos de la fiesta de Damien con marcas que sugieren cómo morirían la niñera y Brennan. Thorn busca a Bugenhagen (Leo McKern), un exorcista que confirma la identidad de Damien y le dice a Thorn que la única solución es matar a su hijo adoptivo. Mientras los cuerpos se amontonan, Thorn intenta cumplir con su deber, pero confía en que la ley se interpondrá en el camino para salvar al mundo del futuro apocalipsis.

Fecha de estreno:

1976