Una mirada íntima al ganador del Trofeo Heisman, Ricky Williams, uno de los atletas más fascinantes del fútbol americano y una de las personas más incomprendidas.

Run Ricky Run

Ricky Williams no se ajusta a la definición de atleta moderno de los Estados Unidos. En 2004, mientras sobrevolaban rumores de otra prueba de marihuana con resultado positivo, el corredor de Miami Dolphins cambió la adulación y su mansión en Florida del Sur por el anonimato y una carpa de siete dólares en Australia. Su decisión generó un revuelo en los medios, los cuales destruyeron su reputación y lo etiquetaron como el marihuanero de los Estados Unidos. Si bien la mayoría de los medios pensó que Williams estaba arruinando su vida al abandonar el fútbol americano, Ricky pensó que la estaba salvando. A través de grabaciones personales filmadas con Williams durante el tiempo que estuvo alejado del fútbol y posteriormente, el cineasta Sean Pamphilon presenta una nueva mirada sobre un jugador que se convirtió en un saco de boxeo para los medios y que, desde entonces, se ha redimido como padre y compañero de equipo.

Fecha de estreno:

2010