Hay un lugar especial en la orilla sur del lago Erie, en la desembocadura del río Cuyahoga, donde vive un grupo especial de aficionados que, independientemente de lo que le hagan los Tribe, los Cavs y los Browns, sigue creyendo.

Believeland

Hay un lugar especial en la orilla sur del lago Erie, en la desembocadura del río Cuyahoga, conocido como Cleveland. Es la sede del Salón de la Fama del Rock and Roll y hogar de los Indians, los Browns y los Cavaliers. Pero también es el hogar de una agonizante racha de derrotas. De todas las ciudades estadounidenses que tienen al menos tres grandes franquicias deportivas, Cleveland es la única que no ha ganado un campeonato en el último medio siglo. Esos equipos deportivos y los corazones que han roto una y otra vez han inspirado un nombre diferente para la ciudad, y el título de esta película de 30 por 30: "Believeland". Dirigido por Andy Billman, oriundo de Ohio, este evocador documental le llevará en un viaje que se remonta 50 años atrás y capta los altibajos de la que fuera una próspera metrópolis (Superman, después de todo, se creó allí). A pesar de las desgracias económicas y deportivas, y de la camiseta que reza "Dios odia Cleveland", la gente sigue creyendo y adorando a Jim Thome, Jim Brown y LeBron James. Pero tampoco pueden olvidar a Edgar Renteria, John Elway y Michael Jordan, los hombres que agotaron sus sueños de un ansiado campeonato. Por doloroso que sea, "Believeland" es una celebración de la fe, un testimonio de lo mucho que el deporte significa para Cleveland y de lo mucho que Cleveland significa para el deporte.

Fecha de estreno:

2016