2004

White Goodman es el dueño de un gimnasio de lujo que promete a sus clientes un cuerpo diez y un duro programa de sacrificios. Profesa un desmesurado culto al cuerpo hasta el punto de torturarse antes que probar un bollo. Su lógica de triunfador le exige ser igual de ganador en los negocios y por ello pretende arrebatarle el gimnasio de barrio a su dueño.

Cuestión de pelotas

Cuestión de pelotas es una película que coge la vida por las pelotas. Peter LaFleur (Vince Vaughn) es un manta carismático propietario de un gimnasio destartalado llamado Average Joe's. La clientela del decepcionante lugar está compuesta por un autoproclamado pirata, un empollón enclenque (Justin Long) que sueña con impresionar a una animadora inalcanzable, un fan obsesionado de deportes desconocidos, un joven atontado y un fanfarrón sabelotodo que, por supuesto, no tiene ni idea. El humilde gimnasio de Peter llama la atención del egomaníaco White Goodman (Ben Stiller), con su estilo Fu Manchú y greñas, dueño del gimnasio Globo, un brillante monolito al bienestar. White pretende quedarse con el Average Joe's, y las inexistentes cuentas de Peter se lo ponen demasiado fácil. Un banco hipotecario ha enviado a la abogada Kate Veatch (Christine Taylor) al Average Joe's para finalizar la adquisición del gimnasio por parte de Globo. El encanto de Peter la convence y Kate se une a su equipo de inadaptados para enfrentarse a las circunstancias.

Fecha de estreno:

2004