1953

Aunque a primera vista solo hay piedras y arena, el desierto está vivo. Contempla rocas móviles, piscinas de barro, flores increíbles y la batalla por la supervivencia de todo tipo de criaturas.

El desierto vivo

Totalmente desolado… pero hermoso. La eterna paradoja a la que llamamos desierto. Y, aunque a primera vista solo hay piedras y arena, el desierto está vivo. Contempla rocas móviles, piscinas de barro que escupen, flores increíbles y la batalla por la supervivencia de criaturas de todas las formas y tamaños, todo capturado por los maravillosos fotógrafos y sus impresionantes secuencias.

Fecha de estreno:

1953