El 9 de agosto de 1988, la NHL cambió para siempre de un plumazo, cuando los Edmonton Oilers enviaron a Wayne Gretzky a los Los Angeles Kings.

Kings Ransom

El 9 de agosto de 1988, la NHL cambió para siempre de un plumazo. Los Edmonton Oilers, que acababan de ganar su cuarta Copa Stanley en cinco años, firmaron un acuerdo por el que Wayne Gretzky, un tesoro nacional canadiense y el mejor jugador de hockey de todos los tiempos, se marchaba a los Kings de Los Ángeles con un contrato multimillonario. Mientras los desconcertados seguidores de los Oilers se esforzaban por dar sentido a lo impensable, los aficionados de Los Ángeles se apresuraban a comprar abonos de temporada a un ritmo tan rápido que desbordó la taquilla de los Kings. De la noche a la mañana, una franquicia olvidada en sus 21 años de existencia se convirtió en un equipo con entradas agotadas y ovaciones, y una liga a menudo relegada al estatus de "hermana pequeña" pasó de 21 a 30 equipos en menos de una década. El aclamado director Peter Berg presenta la cautivadora historia de la operación que hizo estallar a todo un país y puso a una ciudad repleta de estrellas a los humildes pies de un chico de 27 años conocido como "El Grande".

Fecha de estreno:

2009