1992

«Italianos y griegos, una cara, una raza». Salvatores dirige a Bisio y Abatantuono en esta película sobre la evasión. En 1941, ocho soldados italianos desembarcan en una isla griega para defenderla. Alejados del mundo real y poco aptos para la actividad militar, se integran en la comunidad local y pasan el tiempo jugando al fútbol en la playa. Pero cuando la guerra termina, deben volver a casa.

Mediterraneo

En 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, una guarnición militar italiana desembarca en una pequeña isla griega. Claramente inexpertos y aislados del mundo cuando se les estropea la radio nada más llegar, se dedican a actividades que nada tienen que ver con la guerra, dirigidos por el teniente Montini, profesor de educación física, apasionado de la pintura y el único que habla griego. Entre ellos, se encuentra el sargento Lorusso, que luchó en la campaña de África, flanqueado por el fiel Colasanti, los dos hermanos Munaron de los Alpes del Véneto y Strozzabosco, un antiguo instructor de esquí que le coge cariño a una mula. Por su parte, Farina se enamora de una prostituta, mientras que Noventa solo piensa en una cosa: volver con su familia. Los soldados se integran con la población de ancianos, mujeres y niños de la isla, ya que los jóvenes han sido deportados por los nazis. Pasan el tiempo en actividades de ocio, mientras juegan memorables partidos de fútbol y se meten en líos. Sin embargo, cuando un avión de reconocimiento italiano aterriza en la isla y les informa de que se ha firmado el armisticio, los soldados se dan cuenta de que han pasado tres años desde que aterrizaron. Así que tienen que prepararse para volver a casa, pero no todos están preparados. Dirigida por Gabriele Salvatores y protagonizada por Diego Abatantuono y Claudio Bisio. Ganó un Oscar a la mejor película extranjera, tres premios David di Donatello y un Nastro d'Argento.

Fecha de estreno:

1992