El romance se mezcla con el drama en esta comedia de Carlo Verdone que explora la discapacidad. Gepy Fuxas pasa de cínico presentador televisivo que explota la miseria humana para ganar audiencia a sensible hombre enamorado de una terca muchacha discapacitada. Con esta delicada película, Verdone ganó un premio David de Donatello a mejor director y Asia Argento a mejor actriz.

Perdiamoci di vista

El cínico y superficial Gepy Fuxas presenta el programa televisivo Terrazza Italiana, en el que da a conocer una serie de trágicas historias para ganar audiencia. Durante una entrevista en el estudio, finge interesarse por los problemas de las personas con discapacidad, pero en seguida empieza a plantear una serie de preguntas personales y dolorosas. Arianna, una joven en silla de ruedas que formaba parte del público, lo desenmascara. La situación va a peor y, tras una serie de vergonzosas meteduras de pata, Fuxas es despedido. Abandonado a su suerte, Gepy se encuentra con Arianna por casualidad y vuelve a discutir con ella, pero, a pesar de la polémica, Arianna lo invita a cenar para disculparse por todos los problemas que le ha causado. Pronto empiezan a salir, a pesar de muchos malentendidos y discusiones. Mientras tanto, Fuxas está desesperado por trabajar y debe decidir si aceptar la oferta de la antigua personalidad televisiva Antonazzi, que ahora trabaja en la televisión local Televerità. Antonazzi le ofrece presentar Lucha de gallinas, un programa de tertulia sórdido y vulgar en el que tres actores pelean mientras fingen ser personas reales. A pesar de que la propuesta es atractiva económicamente, Gepy ha cambiado y ya no le interesa trabajar en programas basura de telerrealidad. Solo quiere seguir con Arianna y formar parte de su vida. Con la destacada actuación de una joven Asia Argento como Arianna y Aldo Maccione como el vulgar empresario televisivo, la decimotercera película dirigida por Verdona es una comedia inusual que trata un tema delicado de manera sensible.

Fecha de estreno:

1994