Eliseo es feo, está soltero y nunca ha conocido el amor. Nati es fea, le falta un pecho y está separada, pero tampoco conoce el verdadero amor. Él piensa que lo peor de su vida está aún por llegar. Ella piensa exactamente todo lo contrario. Al morir la madre de Eliseo, los dos vuelven a encontrarse después de 20 años. Quizá sea la última oportunidad que se les presenta de enamorarse y ser felices.

Que se mueran los feos

Eliseo, cojo y no muy agraciado, vive con su madre y su tío Auxilio, eterno enfermo de cáncer. No ha encontrado a la mujer de su vida y no conoce el amor, así que se dedica a cuidar de la granja familiar. Años atrás ya había renunciado a su sueño, entrar en el conservatorio y estudiar trompeta, pero su madre acaba convenciéndolo de que vuelva a estudiar música. Sin embargo, sus planes se truncan con el fallecimiento de la madre al ser atropellada precisamente cuando se despedía de su hijo. Después del trágico suceso, el protagonista decide establecerse definitivamente en el pueblo, resignado a ser el eterno soltero del pueblo. Por su parte, Nati, cuñada de Eliseo, acude a la casona familiar buscando refugio y cariño tras enterarse de la infidelidad de su marido. Nati, que ha superado un cáncer de mama, muestra una alegría de vivir que contagia al desconfiado Eliseo. Después de un rocambolesco concurso de vacas, tienen lugar las fiestas del pueblo, durante las cuales todas las historias se cruzan y acaban produciendo situaciones hilarantes y emotivas.

Fecha de estreno:

2013