2012

Cuando un Pecas lleva viviendo contigo diez años, ¡comienzas a convertirte tú mismo en uno de ellos! Y eso es justamente lo que le está ocurriendo al Sr. Taschenbier. Se comporta igual de mal que el Pecas, pero cuando vuelve a su antiguo ser no puede recordar nada. Y no se da cuenta de que si el Pecas se queda, ¡la transformación continuará! Al principio, el Pecas está feliz por tener un compañero de juegos, pero entonces empieza a desatarse el caos...

Sams im Glück

Mucha gente no lo sabe, pero lo que pasa al tener un Pecas viviendo bajo el mismo techo es que cuando lleva allí diez años, sin pausa pero sin prisa ¡comienza uno mismo a convertirse en uno de ellos! Y eso es justamente lo que le empieza a ocurrir al Sr. Taschenbier. Sus continuos cambios recurrentes no son visibles externamente, pero su comportamiento sí que está cambiando sin duda; es igual de avaro, quisquilloso y mal educado que nuestro Pecas. Pero cada vez que vuelve a cambiar no recuerda lo que ha ocurrido. Y lo que nosotros sabemos pero él no: si el Pecas sigue viviendo con los Taschenbier, ¡esta transformación continuará hasta que el Sr. Taschenbier se convierta él mismo en un Pecas hecho y derecho en la vida real! Al principio, el Pecas no cabe en sí de gozo por haber encontrado al fin un compañero de juegos, pero hasta él se da cuenta de que las cosas están escapando poco a poco de control e intenta averiguar cómo puede detener la imparable transformación del Sr. Taschenbier. Pero parece que hay solo una manera de salir de esta situación: el Pecas debe abandonar a los Taschenbier, para siempre...

Fecha de estreno:

2012