1988

¿Alguna vez has visto a un diablillo con pelaje, al que le encantan las baratijas y completamente fuera de control? Después de un exorcismo, la vida del padre Maurizio termina patas arriba por culpa de Giuditta, un diablillo que escapó del infierno y se muere por descubrir el mundo. Una divertida comedia de errores con Benigni y Matthau.

Soy el pequeño diablo

La tercera película dirigida por el comediante toscano Roberto Benigni, en colaboración con Walter Matthau: una «extraña pareja» en una comedia de errores. ¿Alguna vez has visto a un diablillo con pelaje, al que le encantan las baratijas y completamente fuera de control? Convocan al padre Maurizio para exorcizar a un demonio de una mujer. Al demonio no le apetece volver al infierno y, como un niño que no conoce nada del mundo, imita todo y a todos quienes le rodean. Este demonio amante de la diversión empieza a seguir al padre Maurizio, dándole un giro a su vida y creando una serie de situaciones cómicas, como la escena con los sacerdotes cenando en un restaurante de Roma o el desfile de moda en una iglesia. Cuando se enamora de una hermosa y atractiva chica llamada Nina, el diablillo, que nunca ha visto a una mujer desnuda, disfruta de una noche de amor apasionado con ella. Pero Nina también es un diablo enviado para atraerlo y llevarlo de vuelta al infierno.

Fecha de estreno:

1988