Tras la muerte de Eva Perón en 1952, su cadáver queda retenido durante tres años a la espera de que se le construya un mausoleo: un lugar para el descanso que nunca llegaría a elevarse. En 1955, los militares toman el poder en Argentina y esconden el cadáver de Perón, pues temen que pueda unir al país en su contra. Pero no se imaginan que, al ocultarla, pudiera volverse más peligrosa en muerte que en vida.

Santa Evita

Esta es la historia de Eva Perón tras su muerte. El cuerpo embalsamado de «Evita» emprendió durante 22 años un agitado viaje; tan agitado como sus 33 años de vida. Evita murió en 1952, pero su cadáver no fue enterrado, sino que pasó tres años esperando la construcción de un monumento que finalmente no se llegó a levantar. En 1955, el gobierno del presidente Perón fue derrocado por un golpe militar, cuyos responsables ocultaron el cuerpo durante 19 años para evitar que se convirtiera en un símbolo contra el régimen. Aunque Evita solo había sido una figura política durante los seis años que estuvo casada con Perón, su cadáver afectó a la política argentina durante más de dos décadas, tejiendo una historia morbosamente extraña que llegó a trascender al terreno de la mitología. Para los militares que asumieron el poder, Evita era incluso más peligrosa que cuando estaba viva, ya que todos temían a ese cadáver errante sin tumba.

Fecha de estreno:

2022